“Teorías Crimin…

“Teorías Criminologicas sobre delincuencia juvenil”

“La delincuencia infantil y juvenil tiene su origen en procesos defectuosos de
aprendizaje social. Con los cambios sociales, el desarrollo de la sociedad y la
transformación de la estructura socioeconómica cambian también el estilo de vida y las
normas que determinan los comportamientos humanos. Como se aprenden los nuevos
comportamientos y normas con distinta velocidad, nacen conflictos de valores y de
comportamientos en el proceso de aprendizaje social (teoría del conflicto cultural). Si
estos conflictos no se resuelven de manera pacífica y de común acuerdo, tendrán como
consecuencias la destrucción de valores (teoría de la anomia), lo que produce, a través
de la destrucción de grupos y de la personalidad, un aumento de la delincuencia. Si el
desarrollo socioeconómico de ciertas áreas (barrios, vecindarios) queda atrasado, se
destruye la solidaridad entre los miembros de la comunidad (teoría de la
desorganización social). Con la destrucción de la comunidad coincide el desarrollo de
subculturas, de grupos de niños y jóvenes de la misma edad (teoría de la subcultura)
donde aprenden con el apoyo del grupo, costumbres y justificaciones delictivas. El
comportamiento delictivo no se aprende sólo por medio del resultado de ciertos
comportamientos, sino también por medio de modelos de conducta. Puede ser
aprendido en procesos de autoafirmación, por medio de habituación y falta de
comprensión de la legitimación y necesidad de comportarse conforme a las normas
sociales (teoría del aprendizaje social). Un niño o un joven aprende a evaluar su
comportamiento y considerarlo bueno o malo. Aprende las normas que determinan su
comportamiento. Participará tanto más en comportamientos delictivos cuanto más
apoyo ha obtenido hacia este tipo de comportamiento frente al comportamiento
conforme con las normas sociales y cuanto más este comportamiento ha sido definido
delante de él como deseable o, por lo menos, ha sido justificado como aceptable (teoría
del refuerzo diferente). Los niños y jóvenes delincuentes no han desarrollado afecto y
apego a sus padres y profesores. La casa paterna y la escuela tienen sólo poca
importancia para ellos. No han aprendido a contraer relaciones interpersonales. No
persiguen unos fines a largo plazo y conformes con la sociedad; no trabajan por una
carrera conforme con la sociedad. No respetan la ley (teoría del control). Cuando la
reacción oficial a la delincuencia es demasiado fuerte, cuando representa una
dramatización, agrava la delincuencia juvenil. La delincuencia primaria, que podría 

normalizarse, se convierte en delincuencia secundaria: el autor reincidente fundamenta

su vida y su identidad en la realidad de la delincuencia; desarrolla una autoimagen
delincuente (teoría de la interacción)”.

 

Prof. Carlos Vázquez Gonzáles. UNED

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s