O Descaso político social…

Hoje repassando o filme e tudo o que esta conectado ao mesmo me fez refletir muito sobre o descaso politico social que vivemos na cidade de São Paulo.

Alias cidade essa, que nasci e cresci, vivi meus 30 anos la dentro em um bairro da zona leste, adorava aquele lugar, não menos só porque estou morando fora por assuntos profissionais e sociais, mas que levo no meu coração essa cidade.

O filme em si, não demonstra toda a sínteses do problema social, revalida o problema em si, mostra com orgulho os parâmetros sociais que um menor poderá encontrar ali nas periferias da cidade grande, os muros altos, prédios enormes, uma abismo social de grandes proporções.

A preocupação neo natal politica social, não atinge os corações políticos escolhidos pelo povo em ato de ditadura democrática, alias um apelo as associações em tela que por favor, exigam o fim do voto obrigatório direto que nada tem de democrático.

A realidade que assustava no passado, da minha infância truculenta e cheia de altos e baixos, continua em dias atuais, hoje o pai que vê o filho sendo criado nas mesmas condições sociais que ele teve um dia quando menor, paira pela cabeça do ser como será a cidade, no caos urbano, do futuro do neto, quando bem dizia o grupo de rock ira, sobre a questão do pai e filho quem é quem nessa atmosfera social cheia de preconceito e desvalores sociais, o abuso do poder politico, injustiça pura e nua, o alto flagelo no corpo do povo, a falta de descaso social dos políticos que um dia foram eleitos justamente para abastecer o povo de medidas sociais e sinceras.

O filme retratou bem essa fase do menor adolescente em risco e desproteção social, venho escrevendo muito a respeito, aliás os últimos 10 anos que vivo fora do pais, parece que as medidas preventivas  estão paradas no tempo e espaço urbano social politico.

Darei inicio ao doutorado e não tenho medo das atualizações sobre esse assunto, o medo é que, em 30 anos ou mais nada fora feito a respeito de medidas preventivas sociais em relação ao menor, o adolescente carece do social…

Passar por abusos sociais talvez seria considerado um trauma equiparado ao abuso físico, psicológico etc, o social seria tão importante como as outras áreas do conhecimento e o filme retrata com pinceladas atômicas o conteúdo do saber querer.

Uma frase que ecoa no meu intimo, não querendo falar nada mais sobre o filme em particular, mas a tal frase não sai da minha cabeça, quando um dos menores alunos de Lázaro Ramos vira pra ele e diz” você vai abandonar a gente como todos fizeram, você não liga pra gente”…???

Quem liga pro menino(a) agora? quem vai cuidar deles nos próximos 30 anos…

Obrigado.

De menores inmigrantes en protección a jóvenes extranjeros en prisión

Elisa García España

Durante los primeros años del 2000 los medios de comunicación prestaron especial atención a la realidad de los menores marroquíes que inmigraban solos. Fueron unos años de auge de este fenómeno tanto desde el punto de vista cuantitativo -por la cantidad de menores que llegaron en estas condiciones-, como por los estudios jurídicos y sociales que proliferaron entonces, dando a conocer esta realidad y alertando de los riesgos de exclusión de estos menores si el sistema de protección y la política de extranjería no se hacían cargo de la situación de forma adecuada y conforme a los derechos del menor. Una década después nos encontramos con jóvenes marroquíes en prisión que inmigraron a España solos siendo menores de edad y que fueron tutelados por un sistema de protección español. Con este trabajo se pretende visibilizar la realidad de los menores inmigrantes que llegan a prisión, conocer sus trayectorias de vida…

Ver o post original 15 mais palavras

Un hombre triste, muy triste.

mariaesedia

Había una vez un muchacho que vivía en una casa grande sobre una colina. Un día el joven le dijo a Dios: He estado pensando y ya sé qué quiero para mí cuando sea mayor. ¿Qué es lo que deseas? – le preguntó Dios. Quiero vivir en una mansión y tener dos perros San Bernardo. Deseo casarme con una mujer alta, muy hermosa y buena, que tenga una larga cabellera negra y ojos azules, que toque la guitarra y cante con voz alta y clara. Quiero tres hijos varones, fuertes, para jugar con ellos al fútbol. Uno será un gran científico, otro será político y el menor un atleta profesional. Quiero ser un aventurero que surque los vastos océanos, que escale altas montañas y que rescate personas. Y quiero conducir un Ferrari rojo y nunca tener que limpiar y ordenar mi casa. Es un sueño agradable – respondió Dios –…

Ver o post original 934 mais palavras

Felicidad y P.I.B.

Operación Löwenzahn


“La desigualdad es la causa y la consecuencia del fracaso del sistema político, y contribuye a la inestabilidad de nuestro sistema económico, lo que a su vez contribuye a aumentar la desigualdad”.

Joseph Stiglitz

El precio de la desigualdad.


Hace unos meses se me invitó a la Universidad de Murcia para ejercer como vocal en un tribunal de tesis. El tema elegido para la ocasión por el aguerrido doctorando, la verdad, prometía lo suyo: Felicidad y Producto Interior Bruto (PIB)… Y, tras desgranar cientos de estadísticas nacionales e internacionales, el autor del texto concluía con la constatación de una evidencia que muchos -cierto que manera infusa- ya nos temíamos: El PIB no sirve para medir la felicidad ni, ya que estamos, tiene influencia alguna en ella. La verdad es que ni tan siquiera resulta un buen indicativo de calidad de vida o de bienestar. Por completar el elenco de conclusiones que culminaba…

Ver o post original 1.231 mais palavras

Niñas, niños y adolescentes migrantes de los interregnos fronterizos.

Niñas, niños y adolescentes migrantes de los interregnos fronterizos.

En poco tiempo nadie será capaz de auto-excluirse 
de la realidad migratoria.
La idea de la ‘infancia en movimiento’ contempla a los niños, niñas y adolescentes 
como actores protagonistas de los proyectos migratorios.
La denominada ‘crisis de los medios de comunicación’ ha obligado a economizar para la merma de los recursos de aquel otro periodismo. Convirtiéndose más en una información de expectativa y de mucho menos relato vital.
 
Kepa Paul Larrañaga,
Asociación GSIA,
La experiencia migratoria se puede transformar en un tránsito inacabado sobre una cultura-mundo abocada al nomadismo. Y estar determinados, todos y todas, por ese currículum nómada, compitiendo con la ventaja de quienes fueron migrantes antes, mucho antes o después, tanto hacia países de acogida como de retorno hacia los países de origen. No hay duda, se trata de un fenómeno pluridimensional, y sin finalizar, en tránsito.
LaInfanciaEnMovimiento_P-esEn poco tiempo nadie será capaz de auto-excluirse de la realidad migratoria. Ni tan siquiera adoptando una mirada etnocéntrica, dando a entender una definición sesgada del fenómeno migratorio al observarlo como anfitrión selectivo, y siempre desde el lado bueno de la valla.
Tómenlo, lo dicho, como una buena excusa en base a las cuestiones que se plantearon en la 3ª Jornada Anual “La infancia en movimiento: migración, asilo y refugio” de GSIA (Grupo de Sociología de la Infancia y la Adolescencia), que se celebró el pasado 6 de abril con distintas mesas de profesionales, entre éstas una dedicada a medios de comunicación. Mesa que debatió en torno a una pregunta troncal: aportaciones que se pueden hacer desde la profesión de periodista en la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes migrantes, refugiados o solicitantes de asilo.
La idea de la ‘infancia en movimiento’ contempla a los niños, niñas y adolescentes como actores protagonistas de los proyectos migratorios. Decidiendo sobre el mismo proyecto como estrategia de vida. Pero esta idea contrasta frente al relato de los medios de comunicación, entre otras en: el tratamiento de la información con niñas, niños y adolescentes; la falta de especialización en la prensa; el uso inadecuado de terminologías; y la falta de interés social por las cuestiones relativas a infancia y adolescencia. Son buenas o malas razones para frenar la transformación social que pide este relato.
La realidad no es una conversación aislada del mundo donde las experiencias suceden. Esto solo puede ser una réplica de otras experiencias. Pero los relatos no pueden ser copias de palabras sino el ‘pathos’ de quien mira al interlocutor protagonista de la idea o su experiencia, ya sea niño o adulto.
La denominada ‘crisis de los medios de comunicación’ ha obligado a economizar para la merma de los recursos de aquel otro periodismo. Convirtiéndose más en una información de expectativa y de mucho menos relato vital. No existen desplazamientos, o muchos menos, a los lugares donde se producen las noticias. No existe información en origen, a veces meramente la procedente de las ONG movilizadas a terreno. Evidentemente, nada es suficiente cuando las noticias reproducen el desgarro colectivo de migrantes refugiados como de niños y niñas apátridas. Residentes en las fronteras de los interregnos.
Si esta es la mirada informada pero excusada de la migración de los niños qué sumará la mirada no informada. Aquella que repite el prejuicio a mansalva, insistentemente, solo porque se puede redactar. Sin interés, tan solo por balbucear aquella expectativa de ser migrante o de ser niño, o de ser, a veces peor, ambas cosas a la vez. Aunque, jamás, sin entender la ventaja de ambas